Control de Triquinosis

A partir de Abril rige en la provincia de Buenos Aires la obligación de controlar la aparición de triquinosis en cerdos mediante el método de la digestión artificial. La técnica consiste en la simulación de una digestión artificial mediante una serie de recipientes de vidrio en los que se colocan varios trozos de carne a los que se agrega ácido clorhídrico y gotas de la enzima pepsina. Posteriormente se somete este preparado a un agitador magnético a 45 grados de calor, siendo la carne disuelta por los compuestos, liberandose, si la hubiese las larvas de triquinosis enquistadas en la carne.

De esta manera en una hora y media se podrá detectar si el animal estaba contaminado o no. En los últimos años se ha detectado un aumento de los animales con triquinosis enviados a faena. La norma establece que deberán inspeccionarse las carcazas correspondientes a las tropas que hubieren resultado negativas, y en supuesto de dar resultado positivo, en cualquier estado en que se encuentre, se decomisará desnaturalizandose mediante digestor.

Para la realización del análisis deberán tomarse muestras musculares de pilares de diafragma en un peso de 5 gramos en las faenas de rutina, y 10 gramos cuando se analicen porcinos provenientes de focos sospechosos de triquinosis.