EQUIPO HUMANO DE ALTA PERFORMANCE EN GRANJAS PORCINAS

ANALISIS Y DISCUSION DE LOS FACTORES PRIMARIOS PARA LOGRAR ESTABLECER UN EQUIPO HUMANO DE ALTA PERFORMANCE EN GRANJAS PORCINAS.

Dr. Ricardo Segundo MSc.

A.- INTRODUCCION:

Para lograr establecer un equipo de alta performance los dueños y encargados de producción deberán invertir considerablemente masesfuerzo en atraer, seleccionar, motivar, entrenar y retener personal bueno. En este trabajo no nos enfocaremos en atraer y seleccionar personal, sino que en las 4 etapas posteriores para lograr un buen equipo, que son: Entrenamiento, Eliminación de causas de insatisfacción laboral, Introducción de estrategias motivacionales, y promover y/o Incentivar.

1) IMPLEMENTAR ENTRENAMIENTO EN CONOCIMIENTO Y TAREAS:

El entrenamiento en conocimiento y tareas deberá ser implementado en forma secuencial y sistemática en las granjas porcinas. Estudios realizados en Escocia y otros países demuestran que el entrenamiento suele ser insuficiente, poco consistente y involucra al personal en forma pasiva y poco atractiva. A continuación se mencionan alguna de las formas de entrenamiento que deberán implementarse para lograr una buena capacitación de personal:

Entrenamiento de Inducción: Es el entrenamiento primario que recibe el operario que recién ingresa a la empresa. En el se debería describir la empresa, el rol, el equipo de trabajo, condiciones laborales, etc. También se le presentara a un "tutor" que será quien le enseñe a realizar las tareas básicas. Cursos de refrescado: Se deberán implementar periódicamente (cada 3 meses) sesiones de discusión o cursos de refrescado en temas puntuales (teóricos) o generales de la granja. Visitas, Congresos, Sesiones de trabajo con consultores (sesiones DAM IT): Se recomienda también incluir al personal en visitas a granjas (considerando la bioseguridad), Congresos regionales, y sesiones donde se involucra al personal en la Discusión y Análisis, de los resultados de la granja. Se deben crear "congresos" para el personal y no solo para mandos medios y técnicos (día del cerdo).

2) ELIMINAR CAUSAS DE INSATISFACCION LABORAL:

Frustración, Aburrimiento y Alienación son algunos de los factores que pueden afectar al personal de granja llevándolo a reducir su satisfacción laboral hasta el punto de querer abandonar el trabajo.Varios estudios han demostrado que las Rencillas y Tensiones Interpersonales fueron vistas como uno de los principales factores de
insatisfacción laboral. La gerencia deberá detectar e inactivar estos problemas. Las presiones laborales para obtener resultados, son causa frecuente de frustración en los empleados.Conflicto, Ambigüedad, y Sobrecarga de roles se da cuando la gerencia no ha hecho una clara descripción de tareas por escrito o un correcto análisis de la misma. Falta de Confort básico. La falta de comodidades físicas tales como: Baños, Comedor, Garaje techado, Ropa. de trabajo adecuada y suficiente, etc. son fuente frecuente de insatisfacción.

B.- INTRODUCCION DE ESTRATEGIAS MOTIVACIONALES:

Lograr obtener un equipo humano bien entrenado y motivado son casi sinónimo de éxito productivo. Se puede remover los factores que generan insatisfacción laboral y aun no obtener un equipo de personal motivado. Los factores que motivan al personal a performar mejor son: Involucrar en la toma de decisiones. Ej. Discutir descripción de tareas con el personal, evaluar en conjunto estrategias para mejorar la performance, etc. Implementar actividades de fortalecimiento del equipo. Realizar reuniones que fortalezcan la comunicación horizontal. Promover actividades extralaborales, tales como deportivas o recreativas. Participar, Comunicar y dar Responsabilidad. Crear encargaturas de área y responsabilizar al personal en tareas específicas para que respondan directamente a los mandos medios o altos, jerarquizar las tareas del empleado que actúa como un motivador.

C.- PROMOVER Y/O INCENTIVAR

Los objetivos primarios de los incentivos deberán ser:

a) estimular la continua mejora en la producción.

b) asegurar la retención en la empresa del personal bueno.

Existen varias formas de incentivo para el personal. El incentivo económico basado en una escala por producción parece ser un sistema que funciona bien en algunas granjas aunque podría presentar las siguientes desventajas:

a) Puede no resultar siendo un motivador para performar mejor.

b) Puede pasar a percibirse como parte del sueldo, creando insatisfacción cuando este incentivo no se obtenga.

c) Los factores de influencia sobre la performance pueden estar fuera del control del operario. (lo cual puede crear frustración).

d) Puede no ser predecible o difícil de evaluar (por el empleado) creando suspicacias respecto de su correcto calculo por parte de la gerencia.

e) Puede no relacionarse a la rentabilidad de la granja. Los siguientes son ejemplo de algunos indicadores que pueden utilizarse para establecer escalas de incentivos por performance:

Kg de cerdo vendido/cerda/año.

Indices de performance ideal: Estos índices engloban varios factores de interés para el empleador (cada cual con su respectiva escala). El estimulo, o sobre pago por Antigüedad, es justo y simple y favorece la retención en el tiempo del personal valioso. En este trabajo se estudiaran algunas escalas. Esquemas participativos: En este caso, los capataces y/o aun el equipo, tiene una participación porcentual en la empresa (como accionista). Beneficios Corporativos Adicionales: La filosofía que fundamenta estos beneficios se basa en que la empresa aporta "ventajas comparativas" respecto a otras opciones laborales y que actúa como un "Pater Familia" respecto a su empleado.

Los siguientes son algunos ejemplos:

Programas de financiación al personal. Ej. Apoyo para compra de vehículo o casa. Bonos de fin de año. Se podría hacer luego de una presentación a "libros abiertos" de la rentabilidad anual de la empresa y se participa al personal con un porcentaje de los beneficios anuales. Apoyo a actividades deportivas. (camisetas, canchas, etc.). Programas vacacionales.(paquetes, alquiler de "casa de verano" ) Becas de re-entrenamiento. (en el exterior)

BIBLIOGRAFIA:

English P, Burgess G, Segundo R., Dunne J.(1992),STOCKMANSHIP Improving the care of the pig and other livestock Farming Press, Reino Unido.

Agrupación de Consultores en
Tecnologías del Cerdo
© 1999


Pergamino, Bs. As.
ARGENTINA

AVANCES EN INSEMINACION ARTIFICIAL PORCINA

AVANCES EN INSEMINACION ARTIFICIAL PORCINA

Dr.Decuadro-Hansen

Director técnico IMV Tecnologies

10, Rue Clémenceau 61302, L’Aigle FRANCE, mail:IMVGDH@wanadoo.fr

INTRODUCCION

La inseminación artificial (IA) es una biotecnología de la reproducción de primera generación (45) que consiste en el deposito del semen en el tracto genital de la hembra por medio instrumental.

La inseminación artificial porcina (IAP) no es una técnica nueva, en efecto los primeros intentos fueron realizados en la década de los años 30 por Milovanov el cual practicó la IA con semen puro no diluido (31); los primeros trabajos prácticos de campo fueron realizados por investigadores japoneses (16) quienes estudiaron la metodología de colecta de semen del verraco por intermedio de la utilización de « maniquíes » y de una vagina artificial así como la técnica de la IA en si, utilizando un catéter tipo « inflador de bicicleta »...

Desde dicho periodo hasta nuestros días la IAP a evolucionado enormemente sobre un punto de vista técnico permitiendo un crecimiento exponencial de esta biotecnología a nivel mundial, el mismo a sido realmente espectacular desde 1991.

Hoy en día se estima que de las 72 millones de cerdas presentes en el mundo mas del 25% son inseminadas no obstante las diferencias son importantes según los países; proporcionalmente los países de la CEE se encuentran primeros en la lista destacando Francia, Finlandia y España con 70-80% del rebaño inseminado; Dinamarca, Holanda y Suecia con 60-70%; Austria, Alemania e Irlanda con 50-60%; Bélgica, Italia y Luxemburgo con 40-50%; etc. Cuadro 1 (13, 17, 35). A pesar de esta predominancia de los países europeos es de destacar el importante crecimiento de esta biotecnología de la reproducción en los Estados Unidos en los últimos 5 años, estimándose que para el 2006 este país iguale la situación europea (13).

Evidentemente este método de reproducción se ha impuesto frente a la monta natural por las ventajas que presenta: disminución del numero de verracos en la granja, utilización de verracos de alta calidad genética permitiendo un mejoramiento general del rebaño, explotación al máximo del manejo en bandas, obtener % de fertilidad iguales o superiores a los obtenidos en monta natural, facilitar el manejo reduciendo el tiempo y trabajo/monta, un mejor control de la calidad del semen, un mejor control sanitario, etc. No obstante la causa real del incremento actual de la IAP en el mundo es polivalente: mejor conocimiento de la fisiología y del manejo de la cerda y del semen, mejores equipos, mejores diluyentes, una mayor exigencia de los consumidores con respecto a la calidad de la carne suina producida, etc. Sin embargo el hecho que las ventajas de la IAP superen ampliamente los inconvenientes no significa que la utilización de esta biotecnología sea fácil; en este sentido tenemos que recordar que la « ola » del uso de la IAP ha, en determinados países, fracasado inicialmente debido a la aplicación incorrecta de la misma o a la existencia de problemas sanitarios o deficiencias de manejo que no pueden ser solucionados por el simple uso de la IA; por ejemplo en las granjas que trabajan en monta natural ha sido demostrado que es necesario realizar una transición gradual de la monta a la IA a los efectos de no disminuir los resultados productivos (9).

En la mayoría de los países, coexisten hoy en día 3 sistemas de reproducción: la monta naturaleza IA con producción de semen en la granja (conocido por los anglosajones como, do it your self DIY-AI), la IA con compra de semen en el exterior. La opción por el DIY o por la compra del semen en un centro de inseminación artificial depende de muchos factores y no debe limitarse al simple numero de cerdas existentes en la granja; un numero importante de consideraciones entran en juego como el progreso genético deseado por el uso del semen, la calidad de semen producido, etc. En los países en donde la porcicultura se encuentra desarrollada, la monta natural se confina cada vez mas ya sea para las cachorras, para las cerdas que vienen en celo tardíamente con respeto al lote de cerdas destetadas no justificando la colecta de un macho o la compra de semen, para los rebaños « plein air »,o en fin para las granjas que tienen un numero de cerdas pequeño; así por ej. en Francia la monta natural presenta un interés financiero frente a la IA solamente en los rebaños que poseen menos de 70 cerdas (34).

LAS TECNICAS UTILIZADAS

La IAP requiere la utilización simultanea de técnicas de colecta, tratamiento, y conservación del semen así como de inseminación en si. La eficacia de las mismas puede ser estimada por intermedio del porcentaje de fertilidad y de partos así como por el tamaño de la camada.

La colecta

Existen diferentes formas de proceder para colectar el semen del verraco: empleo de maniquí o de una cerda en celo, utilización de la técnica de la mano enguantada o de una vagina artificial, etc.

El objetivo que tenemos que tener en todos los casos es el de producir semen de calidad bacteriológica aceptable a los efectos de evitar las contaminaciones bacterianas y/o virales que perturben la conservación del semen o sean responsables de la transmisión de enfermedades a las cerdas.

A tales efectos es altamente recomendable trabajar con maniquí limpio, duchar o desinfectar el prepucio, utilizar la técnica de la mano con dos guantes tipo vinyl (el primero destinado a limpiar la zona prepucial y vaciar el divertículo del mismo, y el segundo, limpio, destinado a atrapar el pene), filtrar el semen durante la colecta con filtros especiales o con 6 espesores de gasa, extender el pene perpendicular al cuerpo del verraco para evitar la caída del fluido prepucial en el copo colector (o utilizar una gasa que retenga el goteo del fluido prepucial en el semen (41). Es aconsejable trabajar con material de colecta limpio, seco y tibio. La colecta de semen « a mano desnuda » debe ser evitada ya que además de antihigiénica puede estar al origen de contaminación entre verracos. La utilización de material descartable destinado a recoger el semen es altamente recomendable sobre todo en las granjas, ya que los sistemas de limpieza y esterilización son difícilmente controlables.

En este sentido he tenido oportunidad de observar « problemas de aglutinación de semen » y de fertilidad en granjas debido a presencia de trazas de jabón en el material destinado a recoger el semen.

Que partes del eyaculado debemos recoger?

El eyaculado del verraco se caracteriza por presentarse en cuatro fracciones en orden de aparición: 1) pre-espermática (fracción clara acompañada de gel o « tapioca » representa 5-20% del volumen total, 2) espermática o rica (fracción que proviene del epidídimo y que posee 70% de los espermatozoides (spz) del eyaculado representando 30-50% del volumen total, 3) post-espermática (fracción epididimaria y secreción de glándulas anexas) pobre en spz pero que representa 50-60% del volumen total colectado, 4) fracción final clara y cargada en « tapioca » la cual serviría de « tapón mucoso » durante la monta natural evitando así el reflujo de spz.

Para evitar la contaminación del eyaculado es importante descartar la primera fracción, desprovista de spz y cargada en bacterias, la misma « limpia » la uretra de bacterias y restos celulares. A partir de aquí podemos colectar: 1) solamente la fracción rica, o 2) la fracción « total » (fracciones 2 y 3). Es recomendable utilizar la segunda técnica ya que: a) el numero de spz/totales recolectados es mayor y por ende optimizamos el numero de dosis/eyaculado; b) si la técnica de filtración fue eficaz el gel quedara retenido sobre el filtro o gasa disminuyendo el tiempo destinado al lavado y desinfección de la sala de colecta y finalmente c) el porcentaje de fertilidad, de partos y el tamaño de la camada no se ve afectado (5).

A diferencia de las otras especies domesticas la utilización de una vagina artificial no se ha difundido, no obstante la misma permitiría evitar el problema del acostumbramiento de algunos machos a la mano de un « colectador » en especial.

Tratamiento y conservación del semen

En materia de IAP dos técnicas son actualmente utilizadas:

1) La IA con semen fresco: es el método universalmente empleado, el mismo consiste en la conservación del semen durante uno a cinco días al estado liquido entre 15-20°C; 99% de las inseminaciones realizadas en el mundo emplean este método (17).

a) Los Diluyentes

La conservación del semen del cerdo es realizada en base a diluyentes tipo « salinos » (BTS, Vital, X-Cell, Kiev, Reading, Guelph, IVT, Modena, MR-A, etc.) los cuales no contienen ni leche ni yema de huevo. Los diluyentes de semen de suinos suelen clasificarse en: diluyentes de corta conservación (que permiten mantener el poder fecundante del semen durante 1-3 días; ej: « BTS »; diluyentes de media conservación que permiten prolongar ese periodo a 4 días (Vital, Kiev, etc) y diluyente de larga conservación, mas complejos en su composición que permitirían garantizar el poder fecundante hasta 5-6 días (ej: X-cell, Modena, MR-A, etc.). La elección de uno u otro depende de muchos factores entre los cuales destacaremos: la relación precio/calidad, el periodo del año, el hecho de si el semen va a ser transportado o no, la categoría de las hembras a inseminar; sin embargo es necesario recalcar que la tecnología de la « larga conservación del semen » no se limita exclusivamente a la elección de « tal o cual » diluyente, en efecto el diluyente « mágico » no existe (20); por ej: si utilizamos verracos seleccionados por su calidad seminal, con un ritmo de colecta de una vez/semana, practicando una tasa de dilución de 1/10, colectando solo la fracción rica, sin transportar el semen, diluyentes relativamente simples como el BTS permitirían alargar la vida útil clásicamente considerada de 3 días a 4 o 5. A pesar de estas consideraciones hoy en día 65% de las IAP en el mundo son realizadas con semen diluido (4) y el 85% de las mismas son realizadas en un periodo de tiempo de uno a dos días después que el semen fue colectado (17).

Diversos equipos de investigación continúan trabajando en diluyentes destinados a mejorar la conservación del semen porcino en el tiempo; es imprescindible destacar que muchas de estas investigaciones claudican cuando se realiza ensayos de campo suficientemente importantes como para poner evidencia diferencias estadísticas. Así en 1995, tres organismos: la UNCEIA (Unión nationale des cooperatives d’Insémination Artificielle), IMV (Instruments de Medecine Vétérinaire), junto con catorce centros de IA Franceses, montaron un ensayo de campo destinado a poner en evidencia el mejoramiento in-vitro (e in-vivo, demostrado en un numero pequeño de IA) de el « agua de coco » en el semen de verraco. Dicho componente fue agregado al BTS; 3000 inseminaciones fueron realizadas en eyaculado fraccionado (50% en BTS, 50% en BTS + agua de coco); las IA fueron realizadas a día 0, día 3 y día 5; no se encontró diferencia significativa en materia de fertilidad y prolificidad a pesar de comprobar una mejor tasa de acrosomas intactos en el semen diluido con BTS / agua de coco en día 4 y 5. Experiencias de este tipo demuestran cuan prudentes debemos ser con respecto al anuncio de la « larga conservación » de un diluyente y a su vez reafirman el hecho que no existe, hoy en día, ningún test in-vitro altamente correlacionado con la fertilidad.

b) La temperatura

Otro factor importante en la preservación del poder fecundante del semen del verraco es la temperatura.

Una vez que el semen fue diluido a 32-34°C debemos reducir la temperatura del mismo en forma gradual (2 o 3 horas) hasta la temperatura de conservación (43).

La temperatura de conservación ideal del semen de verraco varia entre 15-20°C; esta induce una disminución del metabolismo y de la motilidad espermática así como contribuye a frenar el crecimiento bacteriano (1). Esta reconocido que es más importante controlar la fluctuación de temperatura del semen conservado que la temperatura en sí; así una conservación de las dosis de semen realizadas a 20°C mantiene mejor la viabilidad de las mismas que una temperatura de 17°C pero con fluctuaciones constantes entre 15 y 20°C (10). Temperaturas de conservación de semen diluido con diluyentes clásicos tipo « salino », por debajo de los 14°C son responsables de alteraciones de la membrana del espermatozoide repercutiéndose en el poder fecundante del mismo; temperaturas por encima de los 20°C no bajan el metabolismo espermatico ni frenan el crecimiento bacteriano lo cual disminuye enormemente la vida útil del semen (41).

c) El envasado del semen

Inicialmente el semen fue empacado en botellas de plástico descartables, a posteriori a los efectos de mecanizar el condicionamiento del semen nacieron los tubos de plástico descartables, en 1994 se comenzaron a realizar las primeras IA de campo con bolsas de plástico descartables; el interés de la mismas es múltiple: menor espacio ocupado para el almacenamiento de las bolsas en la granja o en el CIA; el semen es estoqueado horizontalmente permitiendo un intercambio mayor con los nutrientes del diluyente; envasado al vacío; tiempo de IA disminuido por dos; IA fisiológica ya que no es necesario « forzar » el ingreso de semen en el útero; etc. Cuadro 2.

2) La IA con semen congelado: La tecnología de la criopreservacion del semen suino fue desarrollada en la década de los 70 (18, 32, 33, 37); la primera fecundación exitosa con semen congelado fue reportada por Polge en 1970 (36). Desde dicha época hasta nuestros días, esta tecnología, ha evolucionado en forma sorprendente permitiendo obtener, en determinadas ocasiones, resultados de fertilidad y prolificidad compatibles con las exigencias actuales del mercado (29).

Sin embargo, una serie de factores han contribuido a la no difusión de esta tecnología entre los cuales destacamos: necesidad de contar con un laboratorio sofisticado destinado al procesamiento del semen, manejo cuidadoso de las dosis de semen durante el almacenamiento y la descongelación, variabilidad de los resultados según los verracos, un protocolo de inseminaciones diferente al utilizado en semen fresco; etc. En efecto, la utilización del semen congelado se encuentra, por el momento, restringida a: la exportación de semen entre países distantes y a la conservación de líneas o razas que se encuentran ya sea vías de extinción o en riesgo sanitario. Así por ejemplo, la mayoría de los países de la CEE están participando a la creación de bancos de semen congelado destinado a preservar razas autóctonas, que se encuentran en vías de extinción; por ej. el cerdo « basco » en Francia.

LA INSEMINACION

El deposito del semen en el tracto genital femenino se realiza ya sea por gravedad o presión con sonda espiralada o tipo « esponja », cada uno de estos sistemas tiene sus ventajas e inconvenientes.

Sea cual sea la metodología empleada el objetivo es trabajar en forma higiénica y atraumática (es indudable en este aspecto la ventaja del material descartable), con calma (por ej: inseminar una hora después de haber distribuido la ración) y lo más fisiológico posible, esto es permitir que el semen sea « absorbido » por intermedio de las contracciones uterinas de la cerda con el mínimo « reflujo ». En este sentido, y con el propósito de permitir una IA fisiológica es interesante practicar la misma con la presencia de un macho enfrente de la hembra (contacto « nose to nose »), al respecto es practico mantener el verraco en el pasillo existente entre las jaulas, bloqueado por dos puertas o rejillas entre 5 cerdas (de lo contrario el macho se distrae caminando sin concentrarse sobre las hembras a inseminar). De esta forma el verraco estimula a la inmovilidad de las cerdas y desencadena el inicio de las contracciones uterinas, vía oxitocina (22). Se facilita enormemente esta « absorción » del semen diluido de varraco durante la inseminación, calentando el mismo ya sea a 35°C durante 10 minutos en baño maría o a 35°C durante 40 minutos con aire caliente, practica esta que forma parte de la rutina de la IA en Francia.

FACTORES QUE AFECTAN LA FERTILIDAD Y LA PROLIFICIDAD

EL MACHO

A) Edad.

El desarrollo de la producción de semen se inicia en la pubertad y continúa hasta los 3 o 4 años de edad. La literatura es abundante al respecto, nosotros podemos retener:

+Antes de los 7 meses la producción de semen se establece poco a poco pero el volumen y la concentración del eyaculado no permiten realizar un numero de dosis importantes (10).

+Entre los 7 y los 20 meses la producción de semen aumenta en forma linear con un crecimiento exponencial entre los 8 a 12 meses el cual corresponde al crecimiento testicular.

+El volumen de semen emitido aumenta con la edad llegando a un máximo alrededor de los 30 meses(19).

+La concentración de espermatozoides aumenta hasta los 25 meses para luego decrecer con la edad.

En conclusión los verracos destinados a un programa de IA se encuentran en el máximo de su capacidad de producción de semen entre los 20 a 30 meses.

Si bien generalmente el entrenamiento de los machos a la colecta de semen, es realizado entre los 6 y 7 meses es necesario no precipitarse con la eliminación de los mismos si presentan semen de « mala calidad », dejarlos 2 o 3 meses, tiempo necesario para adquirir una producción de semen compatible (100 mil millones de espermatozoides /eyaculado), (3).

B) Ritmo de colecta

El eyaculado del verraco tiene la particularidad de movilizar una gran parte de las reservas epididimarias. De esta forma, una colecta semanal puede contener entre 80-100 mil millones de espermatozoides para una reserva espermática de 100-140 (26).

El aumento del ritmo de colecta agota las reservas « mobilizables » acompañando de una disminución del volumen y de la concentración así como de un aumento de la aglutinación y del porcentaje de anomalías (gota citoplasmática) .Por lo tanto es correcto no someter al verraco a un ritmo de colecta elevado a los efectos de no agotar las reservas ni espaciar demasiado las mismas en la óptica de mantener un estimulo constante a la producción del semen.

En la practica, los mejores resultados son obtenidos con una colecta cada 5 días, o 3 colectas cada 15 días (7, 44); sin embargo en realidad el protocolo de colecta debe adecuarse a cada macho. Así las granjas que inseminan todas las semanas, practican una colecta/semana; aquellas que inseminan todas las tres semanas seria recomendable que practiquen una colecta « a blanco » la semana precedente a la inseminación y desaconsejado de colectar dos veces en la semana dejando a posteriori dos semanas de descanso total.

C) La Estación

La influencia de la estación del ano sobre la producción de semen a sido fruto de varios trabajos. Este efecto estación se debe esencialmente a la influencia de dos parámetros: La temperatura y el fotoperíodo.

C.1 La temperatura

La exposición de los machos a bajas temperaturas, inclusive del orden de -10 a -20°C no provoca alteraciones cuantitativas o cualitativas de la producción de semen (26, 43).

Por el contrario, de la misma forma que los otros mamíferos, el buen desarrollo de la espermatogénesis en el verraco requiere temperaturas inferiores a la corporal. Así la temperatura testicular del verraco se sitúa entre 35-36.5°C o sea 2.5 a 3°C inferiores a la temperatura corporal (26); toda exposición de los verracos a una temperatura ambiental elevada afecta negativamente la producción de semen (40, 50), el limite máximo superior se encontraría alrededor de los 29°a 30°C (40). Inclusive exposiciones de 30°C durante 3 días pueden desencadenar el síndrome de sufrimiento testicular (30). Así los « síntomas » en el semen no se hacen esperar: disminución del numero de espermatozoides eyaculados y de su motilidad, así como un aumento de la aglutinación y del porcentaje de anomalías. En los centros de IA difícilmente se presentan estos cuadros de sufrimiento testicular debido a stress de calor ya que la mayoría disponen de sistemas de ambiente controlado (18-22°C); sin embargo es mas corriente la exposición de los verracos a temperaturas constantes por encima del área de confort sobretodo durante el verano, por ejemplo 26-29°C, que afectan igualmente la calidad del eyaculado (10).

C.2 El fotoperíodo

En general la mayoría de los estudios al respecto son contradictorios (10); así por ej Mazzari and all (28) demostraron un efecto benéfico de fotoperíodos cortos (8-10horas) sobre los largos (16horas) en lo que respecta al numero total de espermatozoides eyaculados. Claus (6) puso en evidencia un mejoramiento de la libido y de la concentración de espermatozoides sometiendo los verracos a un régimen de fotoperíodo opuesto a el de la estación en curso (aumento de las horas luz en otoño-invierno y disminución de las mismas en primavera-verano).

En el estado actual de nuestros conocimientos no podemos definir un protocolo de iluminación susceptible de optimizar la producción de semen como existe para otros animales (aves, pequeños rumiantes, etc).

D) Tamaño testicular

Como en los otros mamíferos existe en el verraco una correlación positiva entre el tamaño testicular y la producción de semen, este carácter seria altamente heredable (14). Según algunos autores los verracos con testículos grandes presentarían un numero mayor de células de Sertoli lo cual optimizaría la producción de semen. Así machos seleccionados por este carácter producirían 15000 millones de espermatozoides mas que aquellos que no lo fueron, teniendo en cuenta que las mayorías de las granjas utilizan 3 a 4 billones de espermatozoides/dosis de IA, esto permitiría multiplicar el numero de dosis por cuatro (10).

E) Alimentación/Alojamiento/Medio social

E.1 Alimentacion

Una vez más, los estudios son contradictorios, no obstante algunos puntos son de la unanimidad de los diferentes investigadores.

Proteínas: La mayoría de los estudios apuntan que un régimen bajo en proteínas es responsable de una disminución de la libido y de la producción de semen (21). El plasma seminal del verraco posee cantidades importantes de Lisina (2.80%), lo que ocasiona, según el ritmo de colecta, deplecciones del orden de 6 a 12g de Lisina/eyaculado; consecuentemente un verraco de 160Kg que consuma entre 2.5 - 3 Kg/ración /día debería tener un aporte de Lisina del 0.60% (23).

Fibras : La constipación a sido correlacionada con el porcentaje de anomalías en el eyaculado (8), seria necesario poder asegurar un porcentaje de celulosa del orden de 6 a 7 % a los efectos de permitir un transito intestinal adecuado.

Calcio/Fosforo: Ambos minerales son esenciales al buen desarrollo del tejido óseo en el verraco joven; sin embargo en el adulto los niveles de mantenimiento permiten una producción de semen de calidad (23).

Vitaminas y Oligoelementos :Las vitaminas y oligoelementos que fueron correlacionadas con la actividad sexual del verraco son: Vitamina E, Selenio, Carnitina, Zinc y Vitamina A (8, 23).

De esta forma si no existe la posibilidad de realizar una ración tipo « verraco » podemos utilizar una tipo gestación suplementandola cada 3 semanas con un complejo de vitaminas y oligo-elementos (vitaminas A-E, selenio, Carnitina, Zinc) durante cinco días; la cantidad distribuida debe adecuarse al estado del verraco y a la temperatura ambiente pero generalmente varia entre 2.5-4 Kgs/día dar en dos veces (de mañana después de la colecta y de tarde en fin de jornada).

E.2 Alojamiento/Medio social

Dos tipos de alojamientos son utilizados en las granjas y en los CIA ya sea el corral (mínimo 6 m2) o las jaulas tipo gestación (2.6m x 0.80m para un macho adulto). Los diferentes tipos de alojamiento no aparentan tener una repercusión sobre la producción de semen a condición de: permitir una buena higiene del área prepucial, no alterar los aplomos, poseer un ambiente controlado (luz, temperatura y ventilación).

En otro orden de cosas, nuestra experiencia en la cría del cerdo confirma, que el alojamiento de los machos con las hembras resiente la libido de los verracos, no obstante el aislamiento total no es tampoco la solución (46). Un compromiso correcto seria de alojar los machos en el mismo galpón que las hembras pero en una extremidad permitiendo un contacto parcial pero no permanente. Es necesario relativizar este punto ya que en los CIA los verracos no están en contacto con hembras y sin embargo el semen es de excelente calidad en la medida que se respeten los puntos mencionados.

F) Efecto Raza

Rillo y Coll (43); estiman que las razas Large White, Landrace y Yorkshire producen cuanti y cualitativamente más que las razas LR Belga, Pietrain, y Lacombe.

Kennedy y Wilkins (19) clasificaron cinco razas, en orden decreciente, en función del numero de dosis potenciales producidas: Yorkshire, LR, Duroc, Hampshire, Lacombe.

Bussiere y Bariteau (3), no encontraron diferencias significativas entre dos líneas de Large White:LW hiperprolífico y LW Poitou.

En general en términos de producción de semen, cuanti y cualitativamente hablando observamos que los machos cruzados son, en general, más performantes que los machos puros (efecto heterosis?).

LA HEMBRA

Un numero importante de factores que dependen de la hembra pueden influenciar la fertilidad y la prolificidad como: el estado corporal después del destete, la cobertura de grasa dorsal, el estado sanitario, la temperatura, etc. Nosotros quisiéramos destacar dos directamente relacionados con la IA: El diagnostico de celo y el momento de la inseminación.

A) Diagnostico de celo

En la practica si se dispone de semen de buena calidad el éxito en materia de IAP depende del momento de la misma y por ende de la detección de celo.

Una mala detección de celo, constituye aun, una de las primeras causas de fallas en un programa de IA (22).

El diagnostico de celo (DC) se basa en la puesta en evidencia del reflejo de inmovilidad por presión lumbar, en presencia del macho, acompañando por los síntomas secundarios de: anorexia, tumefacción y congestión de la vulva, orejas erectas, agitación, etc; la duración del mismo es altamente variable entre cerdas, desde 24 hasta 103 horas con un promedio de 50 horas (25, 39). Diferencias importantes existen entre razas; de esta forma el celo es mas largo en la raza Meishan que en las europeas (2).

En la cachorra, el numero del celo después de la pubertad, no modificaría la duración del mismo (25). Los trabajos disponibles son contradictorios respecto de la duración del celo y el numero de la camada (39); por el contrario la mayoría de los autores concuerdan en indicar que la duración del celo varia en función del momento de aparición del mismo después del destete y que existe una correlación estrecha entre la duración del celo y el momento de la ovulación. Así las cerdas que entran en celo entre el día cero y el día cuatro después del destete presentan celos « largos » y ovulaciones tardías en relación a aquellas que inician su comportamiento estral mas tardíamente (25, 39, 48). En regla general las cerdas que entran en celo con un intervalo destete-celo inferior a 4 días presentan celos que duran, en promedio, 20 horas mas que aquellas que lo hacen después de 4 días (48).

Desde un punto de vista practico, el DC debe comenzarse entre 2 a 2.5 días después del destete (22), dos veces/día temprano en la mañana (media hora después de haber distribuido la ración) y en fin de jornada, siempre a la misma hora e intervalo (10-12h); evitando los ruidos, con vestimenta de trabajo que no posea olores ajenos a la granja(gasolina, perfume, etc).La utilización de un verraco, en el momento de la detección, permite poner en evidencia la mayoría de las cerdas en celo; debe evitarse la DC en ausencia del mismo.

En cerdas alojadas en jaula: la situación ideal es hacer pasar un verraco en el corredor central dos veces/día (cambiando de verraco cada 12h), el personal, ubicado en la parte trasera realiza la DC por presión lumbar, palmadas en los flancos, observando el color y tamaño de la vulva. Si alguna cerda se encuentra dudosa es recomendable sacarla de la jaula y permitir un contacto estrecho con el verraco; esta situación es altamente recomendada en cachorras.

En cerdas alojadas en corral: debería conducirse individualmente cada cerda al corral del macho, dos veces/día, desde 56 horas después del destete. En este caso, el corral del macho debe ser suficientemente grande para permitir que los animales se muevan libremente.

B) Momento de la Inseminación

El momento de la IA en relación a la ovulación es crucial para la obtención de buenos resultados de fertilidad y prolificidad (15).

La utilización de la ecografía transrectal y el dosage de la progesterona en sangre, permitieron determinar (pero no predecir; 49) que la ovulación acontece en un momento variable en relación al inicio del celo natural o inducido; así con una cerda de genotipo cruzado (ej. LWhitexLandrace), el intervalo entre el inicio del celo y la ovulación varia de 6 a 88 horas según que el celo sea tardío o precoz con respecto al destete (25), la duración de la misma varia de 1 a 7 horas (11). El modo de fecundación modificaría también, el momento de aparición de la ovulación; así el mismo interviene 4 horas más precoz y dura menos tiempo en las hembras en monta natural que en aquellas inseminadas (38). Los componentes del plasma seminal natural del verraco desencadenarían el avance de la ovulación (47).

Teniendo en cuenta dichas consideraciones, el momento de la IA en relación a la ovulación puede tener consecuencias importantes sobre la fertilidad y la prolificidad: así si la IA se efectúa 8 horas antes de la ovulación el tamaño de la camada es elevado, si la IA es realizada 10 horas después de la ovulación la prolificidad disminuye (24, 49), y la tasa de descargas uterinas aumenta.

El numero de IA/celo, dos o tres, debe razonarse en función de las consideraciones mencionadas. De esta forma en las cerdas con celos « largos », de más de dos días, y ovulación tardía la utilización de tres IA (practicada por muchos productores) se encuentra plenamente justificada (25).

Por ejemplo: Cerdas en celo entre el día 0 y el día 4 después del destete pueden utilizar el siguiente esquema:

1IA: 18 a 24 h; 2IA: 30-36h y 3IA: 42-48h (o sea 24+12+12).

Sin embargo, en la mayoría de los casos la duración del celo es de dos días y dos IA a 12-24 horas de intervalo permiten inseminar próximo de la ovulación.

Por ejemplo: Cerdas en celo entre el día 5 y 6 después del destete pueden utilizar: 1IA: 12-18h; 2IA: 24-30h; (o sea 12+12).

Por ultimo, cerdas con celo tardío después del destete, día 6 o 7 presentan un celo corto de un día aproximadamente (25, 49); en estos casos la 1IA debería realizarse desde que el reflejo de inmovilidad se presenta (hora 0) y la 2IA a las 12h; (o sea 0+12h). Las cerdas presentando celo entre el día 8 y el día 14 después del destete no deberían ser inseminadas ya que el numero de lechones nacidos vivos/camada se reduce en forma significativa (12); Cuadro 3.

En este caso, y si es económicamente viable, seria conveniente dejar pasar un ciclo e inseminarlas en el próximo celo (27).

En lo que respecta a las cachorras, fue encontrada la misma correlación que en las cerdas adultas, entre duración del celo y el momento de la ovulación; el 85% de las mismas ovulan en el ultimo tercio del celo con variaciones que van desde menos de 24 horas hasta mas de 72 horas (49).

Teniendo en cuenta estas consideraciones puede emplearse el protocolo de IA siguiente: 1IA a 0 hora, 2IA a las 12 horas y 3 IA a las 24 horas(o sea 0+12+12).

No obstante los protocolos de IA mencionados, tenemos que considerar que los mismos deben adecuarse a cada granja ya que existen numerosos factores que pueden acortar o alargar la duración del celo y por ende la ovulación.

C) EL PERSONAL

El factor humano es, sin duda, uno de los más complejos a menejar. En tal sentido todo programa de IA debe necesariamente contar con una capacitación (y motivación) de todo el personal de la granja, con especial énfasis de aquellos que trabajan en el pie de cría, ya que el mismo influenza en forma importante los resultados reproductivos.

CONCLUSION

La IAP ha demostrado ser una biotecnología que permite obtener buenos resultados reproductivos; la modificación profunda de la cría del cerdo durante estos últimos anos a contribuido al desarrollo de la misma. Los avances logrados en la tecnología de la conservación del semen e IA y los mejores conocimientos sobre el manejo reproductivo han permitido un crecimiento exponencial de esta biotecnología.

Las granjas que comienzan a utilizar esta biotecnología deben aprovechar de la experiencia existente en los otros países en materia de IAP; no obstante es fundamental recalcar que ninguna técnica se « adopta » sino que se « adapta » a las condiciones inherentes de cada explotación.

Bibiografia consultada

1) Bariteau F. and Bussière J., 1991 In El. & ins. 1991, 243 3-12

2) Bazer F.W., Thatcher W.W., Martinat-Botté F. - Sexual maturation and morphological development of the reproductive tract in Large-White and prolific Chinese Meisham pigs, Journal Reprod. and Fert. 1988, 83, 723-728

3) Bussière J., Bariteau F., Production spermatique des jeunes verrats Large-White dans un CIA, J.R.P. en France, 1992, 24 : 357-362

4) Boar semen preservation II, 1990 In Commercial use of swine AI worldwide, 299-333, Beltsville, MD USA

5) Care J. and Behan J., 1996, Novel methods of collection and processing of boar semen in « AI Vets », Escocia 1-6

6) Claus R., Schopper D;, Wagner H.G., Weiter U., Photoperiodic influences on reproduction of domestic boar, ZBL Vet. Med. A, 1985, 32 : 86-98

7) Crabo B.G., 1997, Reproductive examination and evaluation of the boar In Current therapy in large animal, Theriogenology, RS Young quist (ed.), W.B. Saunders Co., Philadelphia, pp 664-669

8) Chamoulaud V., Le Coz P., 1995, Réussir Porcs, Mai 1995 n°6, 35-37

9) Flowers B. and Alhuen, 1992, J. Anim. Sc., 70 615-621

10) Flowers W. 1998 In Management of the boar used for AI v Int. Swine Repro. and AI Leon Gto Mexico 77-92

11) Flowers W.L. and Esbenshade K.L., optimizing management of natural and artificial matings in swine In Journal Reprod. and Fert. Supplement 48, 1993, 217-228

12) Gil Pascual J., Diagnostique de chaleurs et moment d’insémination, Porc Magazine n° 286, février 1996, 41-43

13) Guy Prall, PIC Mexico, 1997, Vision Tecnica Vol. 1 n°10

14) Huang Y.T. and Johnson R.K., 1996, Effet of selection for size of testis in boar semen and testis tracts, J. Anim. Sci. 74, 750-760

15) Hunter and Dzuik, 1968, J. Reprod. Fert., 165, 199-208

16) Ito S;, Niwa T., Kudo A., 1948, Etudes sur l’insémination artificielle des truies. III Méthodes d’injection du sperme et résultats de fécondation. Zootechn. Exp. ste. Chiba. Res. Bull 55, 57-74

17) Johnson L. 1998, Current developments in swine semen: preservation, artificial insemination and sperm sexing In The 15th IPVS Congress Birminghand England

18) Johnson L., 1985, Fertility results using boar freezing semen : 1970-1985 In Deep freezing of boar semen, Uppsala Suecia, 199-222

19)Kenedy B and Wilkins JN: 1984 Boar breed and environnemental factors,influencing semen characteristics of boars used in AI. Can. J; Ani. Sci. 1984, 64, 833-843.

20)Laforest JP and Allard D 1995: Comparison of four extenders for long-term storage of fresh boar semen. In: III Conf. on boar semen preservation, Mariensee, Germany

21)Louis GF;Lewis AJ;Weldon WC;Ermer PM;Miller PS;Kittock RJ and Stroup WW. 1994 The effect of energy and protein intakes on boar libido ,semen caracteristics and plasma hormone concentrations. J.Ani. Sci.72,2051-2060.

22)Loula T,1997.AASP Quebec,Canada In:Common mistakes and solutions in the breeding area. Swine reproduction Workshop 10; 19-28.

23)Mahan D 1998. In: Nutritient requirements of the boar. In: V Int. Swine Repro. and AI ;Leon Gto.Mexico 181-192.

24)Martinat-botté F, Forgerit Y, Maurel MC. In: Etude des moments d’ovulation et d’insémination chez la truie et de leur conséquences sur la taille de la portée en élevage.J.R.P en France 1997 29;103-108.

25)Martinat-botté F,and Terqui,M.Variabilité du moment de l’oestrus, de l’ovulation et conséquences sur la fertilité et prolificité chez la truie.In:Jour.Nat. des GTV; »La reproduction » Tours,France 1998 261-264.

26)Martinat-botté,Bosc M;Paquignon M et Courot M.Le porc et son élevage, bases scientifiques et techniques.Ed. Maloine S.A 1986 23-53.

27)Martineau G. In:Maladies d’élevage des porcs.ED. France agricole 1997.Le syndrome de la deuxième portée .348-351.

28)MazzariG, Dumesnil du buisson F, Ortavan R/ Action de la temperature sur la spermatogenèse,la production et le pouvoir fécondant du sperme de verrat.J.R.P en France 1969 37-39.

29)Mileham AJ, Hauen D, Rohl J and Van der steen. 1997. In:Porcine semen cryopreservation in a commercial setting .In: V Int. Conf. on Pig Repro. June 2-4 1997.The Netherlands,128.

30)McNitt,JI;and First NL..1970 In:Effect of 72 hours heat stress on semen quality in boars.Int.J.Biomet.14,373-380.

31)Milovanov VK.1934.In: Art.Ins. in livestock,Moscou.Anim. Bred. abst. 403.

32)Paquignon M,Mergoumn D,Courot M,DuMesnil du buisson F. 1974 Technologie de la congélation de la semence de verrat :étude in vitro.In:J.R.P en France 1974,6;71-76.

33)Paquignon M et DuMesnil du buisson F.In: Fertilité et prolificité des truies inseminées avec du sperme congelé.In: J.R.P en France 1973;5;49-57.

34)Pellois H and Salaun Y.1996. Couts comparés de differents techniques de reproduction: saillie naturelle,insémination artificielle avec prélèvement à la ferme ou achat de la semence. Techniporc.Sept. Oct. 1996.

35)Pig international,March 1998 Vol. 28 n° 3 27-28.

36)Polge C,Salomon S,Wilmut. In: Fertilizing capacity of frozen boar semen following surgical insemination.In: Vet.Rec.87,424-428.

37)Pursel VG and Johnson LA. In: Fertility comparison of boar semen in two extenders. J.Anim.Sci. 35 ,1123(abst.).

38)Signoret JP,DuMesnil du buisson F, Mauleon P.In:Effect of mating on the onset and duration of ovulation in the sow.Jounal Repro. and Fert. suppl .52 ,1972, 31, 327-330.

39)Soede NM and Kemp B.In: Oestrus detection and timing of ovulation in pigs. V Int.Cong. on pig Reproduction 1997 The netherlands.

40)Stone BA. In: Heat induced infertility of boar: the interrelationship between depressed sperm out and fertility as an estimation of the critical temperature above which sperm output is impaired. Anim.Repro. Sci. 1982, 4; 283-299.

41)The swine AI book PIC.1994 En prensa.

42)Synthese élevage.Repere élevage n°4. La détection des chaleurs In: Porc Magazine 1997,Avril.

43)Rillo M In: RIPP 1990 Problèmes de reproduction liés aux anomalies de la semence de verrat. RIPP90 Loudéac France,113-127.

44)Reed HCB.In: Control of pig production .Cole DJA and Fofcroft GR(eds.) London:butterworth scientific 1982.

45)Thibier M and Guerin B.Les biotechnologies de la reproduction et amélioration sanitaire du troupeau.Recueil de Med.Vet. Numero special Réproduction des ruminants, 249-258.

46)Trudeau V,Sanford L.M: Effect of season and social environment on testis size and semen quality of the adult landrace boar.J.Anim. Sci. 1986 63: 1211-1219.

47)Wabersky D.Effects of semen components on ovulation and fertilization.In: Journal Repro.and Fert. Suppl. 52,1997, 91-103.

48)Weitze KF,Wagner-Rietschel H, Wabersky D.In: The onset of heat after weaning,heat duration and ovulation as major factors in AI timing in sows. Repro.in domestic animals 1994,29, 433-443.

49)Weitze KF.Nouveutés au sujet du moment d’insemination.RIPP 1998 Loudéac,France;25-40.

50)Wettemann RP and Bazer FW.In: Influence of environmental temperature on prolificity of pigs.J.Repro.Fert.Suppl. 33,199-208.

Paises

Numero de cerdas en edad de reproduccir

Porcentaje inseminado

Europa (27%)

22

40%

CEE *

12

55%

Europa del este

11

20%

America del Norte (10%)

9

35%

USA

7

50%

Canada

1,1

30%

Mexico

0,85

30%

America del Sur (6%)

4

25%

Brasil

2.5

10%

Chile

0,12

60%

Venezuela

0,15

15%

Asia (57%)

34

27%

China

27

30%

Australia/Otros (2%)

1,8

10%

Cuadro N°1:Situacion mundial de la IAP

Programa

N°de IA

N° de fallas

% de partos

N° de lechones

N° de lechones nasidos vivos/ parto

Melrose y botella

62

10

83,87%

574

11.03

Goldenpig y sachet

62

7

88,70%

628

11.43

Cuadro N°2:Resultados de fertilidad y prolificidad con dos metodos de IA. Drs.Pescador y Decuadro-Hansen


8-14 dias

29-35 dias

Diferencia

Intervalo entre partos

154

175

+21

Camada/cerda/año

2,37

2,09

-0,28

Nac.vivos/camada

8,44

11,12

+2.68

Lechones/cerda/año

20,01

23,19

+3.18

Destetad/cerda/año

18,01

20,87

+2.86

Cuadro N°3:Comparacion de resultados entre IA a 8-14 dias e IA a 29-35 dias.Dr.Gil-Pascual

Agrupación de Consultores en
Tecnologías del Cerdo
© 1999 Pergamino, Bs. As.
ARGENTINA

FISIOLOGIA Y MANEJO DE LA CACHORRA DE REPOSICION

INTRODUCCION

A pesar de la aparición de líneas específicas de hembras, seleccionadas para una eficiente reproducción, el efecto de la selección agresiva para aumentar el crecimiento de los tejidos magros y para mejorar el índice de conversión, nos ha creado una serie de graves problemas de manejo en la nutrición de las cachorras de reposición.

Como ya predijimos, basándonos en la evidencia observada en otras especies (Foxcroft, 1980), el crecimiento corporal de las cachorras es ahora mucho mas rápido que su maduración sexual. Por ello nos encontramos cerdas jóvenes que alcanzan su actividad sexual a un peso muy elevado, aplicando la mayoría de las clásicas técnicas de manejo. Esto tiene una gran importancia en el mantenimiento económico de una explotación reproductora. Además, debido a que las cachorras alcanzan el peso ideal para el mercado antes de que sean consideradas parte de la granja de reproducción, se sufre un deterioro económico, manteniendo cerdas jóvenes de gran peso en la granja sin servirlas.

Un manejo inadecuado de las cachorras contribuye al 340% o mas de días no productivos en la mayoría de las explotaciones, aunque este hecho a menudo se desconoce o se ignora por parte de los granjeros. El intervalo entre la entrada de la cerda en la granja y el momento del servicio se utiliza como una medida de la eficiencia del manejo de las cachorras de reposición. Además, debido a los elevados niveles de reposición que actualmente tienen las granjas modernas, los fallos en cumplir los periodos de tiempo mas adecuados en el manejo de cachorras dan lugar a una importante reducción en el número de lechones destetados por cerda y año.

Con el fin de evitar tanto los elevados costos de mantenimiento con la acumulación de días improductivos en la explotación, debido a un manejo inadecuado en las cachorras de reposición, expondremos unos programas de manejo de cachorras para tratar de paliar estos efectos.

Estos programas deben asegurar que las hembras alcanzarán el estro puberal lo antes posible, tanto en edad como en peso. Una vez que hallamos conseguido esto tenemos que conocer perfectamente los ciclos estrales de las cachorras con el fin de servirlas en el momento mejor respecto a su condición corporal. Las hembras que no sean cíclicas serán inmediatamente eliminadas.

En este trabajo consideraremos algunos aspectos de la fisiología de las cachorras de reposición y expondremos algunas estrategias de manejo que dará lugar a un conjunto de cachorras cíclicas, con el menor gasto posible.

EFECTO DEL CRECIMIENTO SOBRE EL DESARROLLO DE LAS CACHORRAS

En una revisión anterior, Hughes (1982) presentó una discusión muy detallada de la relación existente entre el crecimiento corporal y la maduración sexual. Este autor comparaba la posibilidad de utilizar el peso o la edad cronológica de la hembra para predecir su madurez sexual. De esta revisión parece desprenderse que existe un umbral tras el cual tanto el peso como los niveles de crecimiento darán lugar a un retraso en la aparición del primer celo en la cachorra.

Beltranema et al. (1991) demostraron que la edad mínima a que se alcanza la pubertad es a los 160 días y que a esta edad la hembra debe haber alcanzado los 90 kg. de peso si se la ha alimentado adecuadamente. Si las cerdas se manejan como si fueran cerdos de terminación, muchas ellas pueden superar estos niveles de crecimiento. Estos autores demostraron que existe una relación curvilínea entre los niveles de crecimiento y la edad a la que se alcanza la madurez sexual. Parece ser que no es adecuado, para reducir la edad a la que se alcanza el primer celo, aumentar los niveles de crecimiento entre 550 y 600 g/día durante el período prepuberal. El aumento del nivel de crecimiento de la cerda da lugar a unos pesos corporales mayores que los necesarios en el momento de alcanzar el primer estro, con el riesgo de aumentar significativamente los costos de mantenimiento de los animales.

Los granjeros y las compañías comerciales que trabajen en reproducción porcina, tienen, o deberían tener, una detallada información sobre el nivel de crecimiento ideal, en cada línea genotípica, para alcanzar la pubertad a la mínima edad, como paso inicial para desarrollar un adecuado programa de manejo para las cachorras. Con un buen desarrollo corporal, sobre todo en lo que se refiere al desarrollo del tejido magro, se recomienda una óptima utilización de la estimulación sexual con un padrillo, para que una elevada proporción de las cachorras, se vean inducidas al ciclo sexual antes de la media de la explotación, probablemente a los 120-140 días de edad.

Si los programas de manejo de las cachorras de reposición, nos permiten reconocer cuales son esas cerdas, tenemos la opción de seleccionar las hembras en base al momento que estas alcanzan el primer celo. Con un programa agresivo y bien desarrollado, podremos conocer los animales que van a alcanzar la pubertad mas tarde y así podremos eliminarlas antes de que alcancen el peso de mercado, evitando así tener que mantenerlas durante un excesivo número de días improductivos.

En los estudios llevado a cabo por Deligeorgis et al. (1984, 1985) y por Beltranena et al. (1993), se demuestra el hecho de la existencia de diferentes innatas entre individuos que, además del nivel de crecimiento, condicionan la edad a que llegan a la pubertad. Con un programa agresivo adecuado es posible considerar los procedimientos de sincronización y otras técnicas de manejo para conseguir los óptimos objetivos fijados, que incluyen la mejora del tamaño de la primera camada.

En vista de estos trabajos, parece no ser una buena idea el hecho de alimentar a las cachorras de reposición como si fueran animales de engorde, lo que daría lugar a un aumento del peso corporal al llegar a la pubertad y a un incremento de los requerimientos económicos de la explotación. Un objetivo razonable sería el servicio de las cachorras en su segundo celo, a un peso corporal cercano a los 125 kg. y con más de 15 mm de espesor de la capa de grasa dorsal (Aherne, 1996; Aherne el al. 1998). No existe una evidencia consistente que sugiera que la reducción de los niveles de crecimiento o de los pesos corporales por debajo de los que se mantienen en la mayoría de las granjas de reproducción, tenga algún efecto negativo sobre el desarrollo reproductivo de las cerdas (Aherne y Williams, 1992) pudiendo incluso afirmar que ocurre todo los contrario.

EFECTOS NUTRICIONALES Y METABOLICOS SOBRE LA REPRODUCCIÖN DE LAS CACHORRAS:

En nuestro estudio con cachorras hemos observado que ciertos cambios a relativamente corto plazo en la ingesta de alimento y su consecuentes cambios metabólicos, afectan el eje reproductivo aunque no producen cambios importantes en la composición corporal. Estos resultados sostienen el concepto "metabólico" de los efectos nutricionales sobre la maduración reproductiva, observada inicialmente en roedores y primates (I´Anson et al. 1991)

Siete días de una restricción de alimento, diseñada para mantener los requerimientos del animal, casi inhibe totalmente la secreción de la hormona luteneizante (LH) aunque no tiene efecto alguno sobre la secreción de la hormona folículo-estimulante (FSH). Si volvemos después a una alimentación ad-libitum, observamos un retorno inmediato a la secreción episódica de LH y después de 7 días de la alimentación sin límite, se detecta un aumento significativo en el desarrollo folicular ovárico (Booth et al. 1995)

Los cambios metabólicos aparecidos tras la restricción alimenticia, parecen dar lugar a un cambio inmediato en los niveles de insulina, que influyen sobre la secreción de LH (Booth et al. 1996). La importancia de los cambios en la ingesta energética y en la insulina se pueden confirmar induciendo una respuesta similar de LH en cerdas alimentadas con una dieta restringida mediante infusiones parenterales de glucosa (Booth, 1990). Respuesta similares a corto plazo, en la secreción de LH a una dieta restringida y a una posterior alimentación ad libitum se han observado en el medio-último período prepuberal. (Cosgrove el al. 1993).

Además de los datos de las cachorras cíclicas y de las cerdas lactantes, que debemos conocer perfectamente, como ya hemos apuntado, deben registrarse con cuidado y en períodos muy cortos (hora a hora) las interacciones entre los cambios inducidos por vía nutricional en el metabolismo y el control central de la reproducción de las cerdas.

Basados en los estudios llevados a cabo en cachorras cíclicas por Cox y sus colaboradores (Cosgrove y Foxcroft, revisión en 1996), desarrollamos de nuevo una experiencia, con restricción de alimento a las cerdas, para determinar el efecto de la vuelta a la alimentación ad libitum sobre la gonadotropina, bloqueando la respuesta de la LH a la alimentación restringida mediante la utilización de progestágeno sintético alil-trembolona (Cosgrove et al. 1992). A pesar de la ausencia de respuesta de la LH a un retorno a la alimentación sin restricción, se observó un significativo desarrollo folicular, lo que sugiere que los cambios a nivel ovárico pueden ser un componente muy importante en la respuesta reproductiva a los cambios en el estado metabólico de los animales.

Existen muchas evidencias in vitro de los importantes efectos que producen la glucosa, la insulina y varios factores de crecimiento sobre la función de las células de la granulosa (Hammond et al. 1995). Así, en los estudios llevados a cabo por Booth y colaboradores (1996), el aumento a largo plazo de los niveles periféricos del factor 1, similar a la insulina (IGF-1), durante la realimentación puede actuar de una forma endócrina para sensibilizar el ovario a una estimulación gonadotrófica. Alternativamente, los factores de crecimiento sintetizados en el ovario, pueden funcionar de una forma autocrina o paracrina para controlar los efectos del estado metabólico del animal sobre la función ovárica (Charlton et al. 1993; Samaras et al. 1993, 1994)

Finalmente, incluso en cerdas prepúberes, la respuesta reproductiva a los cambios nutricionales, puede dar lugar a cambios importantes en la secreción y eliminación de hormonas esteroides ováricas. En estudios recientes, tanto en padrillos prepúberes como en cachorras prepúberes (revisión de Cosgrove y Foxcroft, 1996), hemos observado ciertos cambios inmediatos en las concentraciones plasmáticas de las hormonas esteroides, en respuesta a las dietas individuales.

Se han llevado a cabo estudios comparables sobre los efectos de la nutrición sobre la reproducción en cachorras cíclicas. En los trabajos de Britt y colaboradores (1988), se utilizó por primera vez un modelo experimental, cuidadosamente controlado, para estudiar las interacciones nutrición-reproducción. Controlando la supresión de la actividad cíclica y los cambios endócrinos asociados en cachorras sometidas a una restricción alimenticia crónica, que volvieron a la actividad cíclica después del retorno a la alimentación no restringida, se observó el papel de ciertos factores metabólicos como mediadores de los efectos nutricionales sobre la secreción de gonadotropinas y sobre la respuesta del ovario. Subsecuentemente, Cox y sus colaboradores, usaron cachorras cíclicas tratadas con progestágenos y cerdas diabéticas, como excelentes modelos experimentales para determinar los efectos de la insulina como reguladora de la función ovárica.

Desde el punto de vista eminentemente práctico, los trabajos con una corta restricción de alimento y posterior realimentación, demuestran que alguna de las respuestas a la ingesta alimenticia y al estado metabólico son muy rápidas. Así, pueden aparecer importantes efectos sobre la función reproductiva a las pocas horas de comenzar la restricción en la dieta.

Además, también existen mecanismos que actúan a largo plazo, los cuales pueden tener un extraordinario interés para la determinación de la sensibilidad ovárica y, consecuentemente, de la fecundidad de la cachorra o cerda. En estas respuestas se basan las estrategias en las que se administran grandes cantidades de alimento a las cerdas para maximizar los niveles de ovulación (flushing). Según afirman Beltranena y colaboradores (1991), el flushing alimenticio simplemente asegura que tanto las cachorras como las adultas expresen su potencial ovulatorio, y no puede considerarse como una respuesta superovulatoria.

Según todo esto, durante al menos 10 días antes del servicio, las cerdas deben ser alimentadas ad libitum para evitar que unos bajos niveles alimenticios limiten su potencial tamaño de camada. Es también muy importante evitar ciertas prácticas de manejo que lo puedan limitar, como la mezcla de cachorras con otras cerdas desconocidas, poco antes del servicio. Esto daría lugar a una serie de reacciones agresivas que producirían, en las cerdas menos agresivas, en una disminución del apetito.

USO OPTIMO DE LOS PADRILLOS EN EL MANEJO DE LAS CACHORRAS.

No existe sustitutivo del contacto directo con el padrillo para estimular el inicio de la pubertad en las cachorras. Se ha demostrado muchas veces que el acceso directo de una o mas hembras al estímulo de las feromonas salivares de un padrillo maduro es el mejor sistema para acelerar la llegada a la pubertad(revisión de Hughes, 1982; Deligiorgis et al. 1984). Los padrillos liberan una feromona en su saliva, que puede considerarse como una hormona esteroide masculina modificada. Las hembras se ven atraídas por esta feromona y pueden estimularse por este sistema varias hembras simultáneamente. Para una efectiva inducción a la pubertad, se aconseja un contacto diario de 10-15 minutos de las cachorras con un padrillo maduro en grupos de 6 a 10 animales a la vez.

No es difícil darse cuenta que si un grupo de cachorras accede a las proximidades de un padrillo, solo una o dos de ellas tendrán contacto directo con la cabeza del macho, lo que dará lugar a que el padrillo deberá estar mucho tiempo en el cercado para tener contacto con todas las hembras. Se ha observado también que existen otros componentes en la presencia del padrillo que va a contribuir a la inducción de la pubertad de las cachorras.

El manejo de la interacción cachorra/padrillo se facilita mucho utilizando padrillos vesectomizados de un tamaño apropiado. Estos animales deben dejarse sin un excesivo control durante el período de la estimulación diaria.

Algunos estudios han demostrado que el servicio durante el celo puberal aumenta la fertilidad y el tamaño de la camada respecto a un servicio o inseminación al segundo celo.

En nuestro programa standard de manejo de cachorras, se estimula diariamente 6 cerdas, en rotación con tres padrillos vesectomizados y, cuando sea posible, se sirven las cachorras en su primer celo detectado. Además de mejorar la fertilidad, este sistema ayuda a mantener un elevado líbido en los machos y evita que estos se vuelvan agresivos cuando se hallen en presencia de las cerdas.

Las cachorras deben agruparse según el momento de su primer celo observado, lo que crea grupos de cerdas en la que es fácil observar su segundo celo para ser inseminadas en el momento mas adecuado.

EFECTOS NUTRICIONALES DE LAS CACHORRAS GESTANTES

En este concepto, hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales: Primero, la posibilidad de una ingesta inadecuada de alimento en las primeras etapas de la gestación de las cachorras pueda tener un efecto negativo sobre la supervivencia embrionaria precoz.

Segundo, que una parte crítica del manejo nutricional de las cerdas en gestación es proporcionar, tanto a las nulíparas como a las multíparas, el alimento necesario para cubrir las elevadas demandas nutritivas que tendrán durante la lactación sin movilizar excesivo tejido corporal. En términos económicos, es muy importante tener en cuenta que los mayores problemas en el manejo durante la gestación se deben, probablemente, a la sobrealimentación.

En un estudio reciente llevado a cabo por Jundal y colaboradores (1996-1997) se confirman los resultados obtenidos anteriormente en nuestros laboratorios y los trabajos realizados por Asworth (1991-1994), en los que se demuestra que una elevada ingesta de alimento inmediatamente después del servicio, disminuye significativamente el nivel de supervivemcia embrionaria. Además estos y otros datos mas recientes obtenidos en nuestros laboratorios, indican que este efecto nutricional parece tener una estrecha relación con la progesterona (Foxcroft, 1997). El aumento de las pérdidas embrionarias se ha asociado como unos bajos niveles de progesterona plasmática en las primeras etapas de la gestación. Una terapia con progesterona en este crítico período unida a una elevada ingesta de alimento ha mejorado la supervivencia embrionaria. Basándonos en diversos trabajos, creemos que este efecto de la progesterona plasmática puede deberse a diferencias puramente metabólicas, igual que otros casos que hemos expuesto anteriormente, aunque otros autores no han podido reproducir este efecto en experiencias recientes (Cassar et al, 1994).

Recomendamos que en la práctica el flushing alimentario solo debe practicarse hasta el momento del servicio, restringiéndose después, tanto en nuliparas como en multíparas, hasta los niveles normales de gestación (aproximadamente 1.5 veces mayor que los niveles de mantenimiento).

Un aumento en la cantidad de alimento durante el resto de la gestación, administrándolo según la madurez de la cerda y su peso corporal en el momento de la concepción, daría lugar a un aumento de 30-40 kg. en tejido magro y a 5-8 mm en la capa de grasa dorsal (Aherne, 1996). La sobrealimentación durante la gestación ha demostrado tener un impacto negativo sobre la ingesta alimenticia durante el período de lactación, dando un lugar a un excesivo catabolismo tisular para proporcionar los componentes necesarios para la producción de leche.

UN SISTEMA PRACTICO DE MANEJO DE LAS CACHORRAS.

Se presenta a continuación el sistema de manejo de un grupo de cachorras que se ha utilizado en nuestras granjas experimentales. Este sistema tiene en cuenta la mayoría de los factores que hemos discutido anteriormente. Este método incluye:

1.- Estimulación de la reproducción de las hembras mediante el "efecto macho" acompañado de una nutrición óptima.

Se introduce un lote de cachorras en la zona de servicio, debiendo tener las hembras un peso de 80 kg. En nuestras explotaciones conseguimos las mejores respuestas respecto a la aparición del celo cuando las hembras tienen un peso de 90 kg en el momento de la estimulación por el padrillo.

El alojamiento en el área de reproducción de cachorras consiste en boxes en las que se ubican 6-8 cachorras con comederos individuales que pueden utilizarse, si así se desea, para controlar la ingesta de alimento de cada animal. Junto a estos boxes se halla una zona para estimulación y control del celo con suelo enrejillado diagonal y con uno de los lados junto a la jaula donde se encuentran tres padrillos vasectomizados. Después, las cerdas se trasladan a otra zona con capacidad para 72 animales, formando un grupo flexible. Un comedero externo proporciona la posibilidad de una alimentación individual.

Se administran a las cerdas, dos veces al día, raciones de crecimiento ad libitum. Las cachorras deben tener un máximo de ingesta de alimento al menos dos semanas antes de la estimulación por los padrillos para aprovechar los efectos beneficiosos para el desarrollo sexual, de un estado metabólico positivo. Este no se conseguirá si las cerdas se han mezclado descontroladamente y si no se utilizan comederos individuales.

Se estimula a las hembras mediante un contacto directo, diario y en grupo, con padrillos adultos vasectomizados. Se hace rotar a los padrillos en cada grupo, teniendo siempre disponibles tres buenos padrillos. Un contacto directo con los padrillos ha demostrado producir mejores efectos que un contacto a través de una valla o puerta.

Los padrillos deben ser adultos para proporcionar la máxima estimulación (lo ideal es que tengan 10 meses de edad). No se permitirá a estos padrillos Alcanzar un tamaño demasiado grande, tamaño que pudiera ser perjudicial para las hembras en el momento del servicio.

Se registra en cada hembra individual, los signos de enrojecimiento y distensión de la vulva (V, reflejo de inmovilidad (H) y los intentos de cubrición por el padrillo vasectomizado (Hs). Cuando se observa que la cerda está en celo y no se detecta ninguno de estos signos externos, en la hoja de registro se marca un (-) para indicar que el control de celo se ha completado.

Si es posible, se sirve a cada cachorra, al menos una vez, en su primer estro, con un padrillos vasectomizado, así como en los celos posteriores, si así lo reclama el estudio. Este procedimiento ayuda a mantener alta la líbido del padrillo y las cerdas muestran mejor comportamiento y fertilidad cuando se sirven con padrillos fértiles en los celos subsecuentes. Normalmente si una cerda ha tenido un celo y ha sido servida un día, es conveniente llevarla de nuevo al box con el resto de las cerdas, las restantes serán llevadas al control de celo el día siguiente. Esto evita cualquier tipo de stress a la hembra y permite a los padrillos prestar atención a las cerdas que entren en celo. Es muy importante asegurarse que cada padrillo se ocupe regularmente de cada una de las hembras.

Una vez que las cerdas demuestran efecto de inmovilidad, se reduce su dieta. Lo ideal es llevar a cabo este procedimiento en boxes completos, agrupando este tipo de hembras. En este momento se ofrece una dieta de cerdas secas. Los animales esta dieta restringida hasta 10 días antes de ser inseminadas, para conseguir el beneficioso "efecto flushing" magnificando así su potencial tamaño de camada.

En el día anterior a su primer cubrición o inseminación artificial, la alimentación será reducida a los niveles de raciones normales de gestación, lo que evita los efectos adversos de unos elevados niveles alimenticios inmediatamente después del servicio.

Nota: a partir de este momento el manejo de las cerdas y los perfiles de exposición a los padrillos se deben diseñar para maximizar una estimulación gradual de la actividad sexual producida por la feromonas del padrillo. No hay claras evidencias de que las cachorras se vuelvan insensibles (habituadas) a estas señales.

2.- Manejo de las cachorras para maximizar los resultados reproductivos.

De aquí en adelante, el manejo de las hembras debe realizarse de forma que aproveche al máximo de las feromonas producidas por el padrillo con una ayuda en la detección del celo, tratando siempre de evitar la habituación a ellas causada por una exposición demasiado prolongada a los padrillos o por el stress causado por un contacto físico en los momentos próximos a la inseminación artificial.

Una vez que se ha detectado un celo, se envía a las cerdas a una línea de contacto con padrillos vasectomizados, en este caso con el propósito específico de su preparación para el servicio. Solo se llevarán a esta área las cerdas que van a ser inseminadas o servidas inmediatamente. Una exposición prolongada a las señales feromónicas de los padrillos da lugar a la habituación es decir, que las cachorras se hacen resistentes a los productos químicos salivares de los machos.

Esto, da lugar enseguida a un buen reflejo de inmovilidad y al prolongarse se manifiesta en inquietud que produce dificultades en el momento de la inseminación. Se ha demostrado que un contacto continuo con los padrillos o la ubicación de las cerdas a menos de 1 metro de los mismos antes del servicio produce un comportamiento anormal en el momento de detectar el celo mediante el método de la presión dorsal.

La mayoría de las inseminaciones, sobre todo cuando se trata de una experiencia científica, se realiza con una mezcla de semen de varios padrillos. Se pide el jueves un pequeño número de botellas para inseminar el domingo o el lunes por la mañana. Se solicitan luego el lunes dos botellas por cada cachorra que va a ser inseminada a lo largo de la semana, volviendo a solicitar el jueves las que se utilizarán el domingo o el lunes.

Se insemina a las cerdas dos veces (mañana/tarde o tarde/mañana), haciendo la primera inseminación aproximadamente 12 horas después de la detección del celo con una buena línea de padrillos vasectomizados. Si realiza la detección de celo por el procedimiento de la presión dorsal, en ausencia de padrillos, se debe considerar que el momento de celo de la hembra es posterior al que registraremos si esa detección se realiza con padrillos. En este caso se recomienda inseminar inmediatamente, en el momento que se detecta el celo por presión dorsal.

Se observa los retornos de las cerdas a los 21 días, y se lleva a cabo, lo antes posible, un diagnóstico de gestación por ultrasonidos.

Este sistema de manejo se ha desarrollado para inducir el celo a las cerdas a la edad mas temprana y al menor peso posible, lo que mejora la eficiencia del manejo de las cerdas de reposición. Este sistema es aplicable especialmente en explotaciones de gran tamaño donde la reposición de las hembras se halla centralizado y realizado por personal especializado.

Se debe disponer de alojamientos adecuados para el cuidado de las cachorras y sobre todo para poder realizar con efectividad la exposición de las hembras a los padrillos, por ser este paso uno de los mas importantes del programa.

Creemos que en el futuro, un cuidadoso manejo del estado sanitario de las explotaciones cooperativas permitirá el servicio conjunto de las cerdas en una unidad central, con la posterior distribución de animales a unidades de parto-destete durante toda la gestación. Estas cerdas habrán sido seleccionadas en base a su precocidad sexual y a un desarrollo reproductivo aceptable en su primer celo. Además, habiendo sido seleccionadas para cachorras de reposición a una edad muy temprana, su nutrición deberá ser diseñada para alcanzar la edad del servicio a un reducido peso corporal con lo que se reducirán los costos de alimentación en la explotación.

Geroge R. Foxcroft1, Frank Aherne2 y Roy Kirwood2

Alberta Pork Research Centre. 1 Department of Agriculture, Food and Nutritional Science. 2 Pig Research Group, Animal Industry Division. Alberta Agriculrure, Edmonton, Alberta, CANADA

Agrupación de Consultores en
Tecnologías del Cerdo
© 1999 Pergamino, Bs. As.
ARGENTINA